formularioHidden
formularioRDF
Login

Regístrate

O si lo prefieres...

 

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

Crea Net 2.0 EmprendeRioja > iese

facetas

3 resultados

 

Descubre si tu empresa está
preparada para ganar un premio
 
Un proyecto ganador es aquel que reúne un buen modelo de negocio y un equipo
solvente, que va destinado a un mercado amplio, que cuenta con una estrategia
internacional y tiene carácter innovador.
 
José Manuel Romero consiguió alzarse con el primer premioEmprendedor XXI,
patrocinado por La Caixa y Enisa, gracias a Molecor, una compañía especializada en
tecnología de fabricación de PVC-O, un material prácticamente irrompible. "No sólo hay
que contar con una buena idea de negocio. También hay que saber transmitir los logros de
la compañía y su potencial de crecimiento", explica Romero.
Tan importante es el proyecto como el arte de presentarlo. Sèbastien Chartier, CEO de
Creaventure y fundador del Salón MiEmpresa, asegura que "aquel que aspire a ganar un
premio para emprendedores debe saber diferenciarse del resto de la competencia, tener
una visión clara del negocio y transmitirla con pasión y lógica, sea cual sea el soporte".
Para ello no es necesario entrar en detalles, sino dar pequeñas pinceladas que logren
captar el interés del jurado. De eso sabe Paloma Fuentes, una de las fundadoras de
Tedcas, la empresa que consiguió ganar la última edición del Elevator Pitch, ya que en
seis minutos logró resumir la actividad, objetivos y estrategia de su negocio.
 
Básicamente, el jurado debe ver que el proyecto es viable y supone un ejemplo para
otros emprendedores. Desde La Caixa aconsejan "que la idea de negocio identifique
un problema y su mercado, ofrezca una propuesta de valor diferencial y que los
emprendedores sepan ejecutar correctamente el plan con hitos destacables. Aunque
nunca hay que perder la modestia, conviene mostrar cierto grado de ambición realista".
Prohibido mentir
Los jurados están muy acostumbrados a evaluar proyectos. De ahí que sea
imprescindible "no inflar los datos, pues es fácil detectar errores o aproximaciones
incorrectas", advierte Alberto Fernández Terricabras, profesor del IESE y director de
Finaves.
 
Fallos en los que Alicia Asín y su socio David Gascón no han caído. Han ganado 17
premios con Libelium, una compañía que desarrolla sensores inteligentes para conectar
cualquier objeto de la vida cotidiana con Internet.
Hoja de ruta para ser el elegido
* Escoge el certamen que se adapte a las características de tu negocio.
 
* Piensa en el desarrollo del proyecto, no tanto en el dinero que puedas ganar.
 
* Aprovecha la convocatoria. Estarás en el punto de mira de muchos inversores.
 
* No escatimes detalles en la presentación de tu candidatura.
 
* No te desanimes si pierdes. Los premios son una oportunidad para mejorar tu idea de
negocio.
 
Fuente: Expansión

...

Publicado el 22.10.2012 por EmprendeRioja

Categorías:

 

SOS: Mi reputación esta en juego
 
El prestigio es como una pompa de jabón: es difícil crearlo pero muy fácil hacerlo
añicos. Los comentarios y opiniones que circulan por la Red pueden causar mucho
daño a las empresas. De ahí la importancia de cuidar la imagen que se quiere
proyectar de una firma.
 
Si quieres gozar de una buena reputación, preocúpate en ser lo que aparentas ser”.
Sócrates dio en el clavo con esta afirmación tan actual, una aseveración que en Internet
alcanza casi el nivel de axioma. Y es que la Red se ha convertido en una gran mesa
camilla en la que se comparten opiniones, artículos, comentarios, etcétera, que pueden
encumbrar una compañía o dejarla a la altura del talón. De ahí la importancia de cuidar
la marca online. De dedicar tiempo y esfuerzo en construir una imagen que atraiga las
miradas.
 
La crítica es de gatillo fácil, por eso es tan complicado mantener una reputación intacta.
Sin embargo, para una empresa es esencial, en la medida de lo posible, cuidar este
aspecto porque “permite anticiparse a los problemas de una manera proactiva”, asegura
Laura Illia, directora académica del máster en comunicación corporativa de IE University.
La capacidad de reacción de una compañía ante ciertos juicios de valor que de su firma
pueden hacer los internautas es muy importante. Para ejemplo, la empresa de comida
rápida Domino’s Pizza que se vio envuelta en una polémica que dejó su imagen de
marca bastante dañada. Dos empleados de una de estas franquicias situada en Carolina
del Norte (Estados Unidos) decidieron colgar en Youtube un vídeo en el que se les
veía preparando una pizza de una forma nada ortodoxa. La empresa tardó más de dos
semanas en responder, pues no conoció el problema hasta que un cliente le envió un
correo electrónico explicando lo sucedido y la repercusión que había provocado en las
redes sociales y en distintos blogs.
 
Para evitar este tipo de situaciones, “es necesario una actitud de revisión constante. Si en
la pantalla del ordenador de un directivo no hay abierta una herramienta de análisis de web
de manera permanente, la visión que esa empresa tiene de Internet está mal planteada”,
asegura Enrique Dans, profesor de sistemas de información en IE Business School. Las
herramientas más habituales, según Illia, “son las denominadas issues management,
que permiten monitorizar los discursos online de varios usuarios sobre una marca o una
empresa. No obstante, no son las herramientas las que marcan la diferencia, sino el
sujeto que las usa y cómo las aplica. Es fundamental, por ejemplo, que se restrinja la
monitorización a un área que sea estratégica para la compañía. Es esencial, por tanto, que
el plan de comunicación y el de reputación sean claros”.
 
Cierto es que cualquier compañía puede crear contenidos en su página web o crear
vínculos a otros portales, pero es necesario evitar confundir publicidad con reputación.
Andrés Pérez Ortega, especialista en estrategia y branding personal, explica que cualquier
firma que vende un producto o un servicio debe cumplir con tres premisas: ser útil, de
fiar y visible. “Primero tienen que encontrarte, y para ello es necesario la publicidad y
la presencia en Internet; luego deben fiarse de tu compañía, aquí es cuando se hace
indispensable gozar de una buena reputación. En tercer lugar, conviene generar valor y
demostrar lo que haces y cómo lo haces”.
Pérdida de oportunidad
Descuidar la imagen de marca no sólo puede ser un problema, también una pérdida de
 
oportunidad. Sobre todo cuando se trata de un empresario novel que acaba de abrir su
compañía. “Cuando se descuida la reputación online, sobre todo en las primeras fases de
una empresa, se corre el riesgo de que el público no tenga en cuenta esa firma”, explica
Pérez Ortega. “Hoy no se concibe un negocio sin presencia en la Red y una buena imagen
online. Con la competencia actual, si no se cuida este aspecto simplemente no estás”,
asegura Juan Manuel de Toro, profesor de márketing de IESE.
 
La falta de conciencia con respecto a la opinión que los demás tienen de una
compañía “acarrea una mala estimación de riesgos de todo tipo, que incluyen desde la
imagen de ventas hasta la falta de sensibilidad hacia lo que la empresa es y representa.
Los directivos que no cuidan la reputación online suelen caracterizarse por visiones
endogámicas y minimización de la crítica a todos los niveles”, afirma Dans.
 
Esta falta de atención ante la opinión que los demás tienen de una compañía puede dañar
su imagen, y, como pasa en el mundo offline, cuando una reputación es deteriorada es
difícil recuperarla a corto plazo. Algunos expertos como Andrés Pérez Ortega y Juan
Manuel de Toro aconsejan actuar con mesura, dejar pasar un tiempo tras un incidente
que haya echado por tierra la imagen de una compañía y después demostrar que esa
firma sabe trabajar en su campo. Sin embargo, Enrique Dans y Laura Illia consideran que
la mejor manera de salvar la reputación de una empresa es proceder con rapidez. Éste
fue el caso del CEO de la cadena de supermercados francesa Leclerc, que en 2008 sacó
partido de su afán de comunicación para salvar a la organización de una crisis provocada
por la existencia de una bacteria en las hamburguesas que comercializaba. El directivo,
que tenía su propio blog, aprovechó esta bitácora para contar a sus lectores lo que
había sucedido en su compañía y las medidas que se estaban poniendo en marcha para
solucionar la situación. El CEO consiguió mitigar el problema y salvar la reputación de la
cadena de supermercados y la confianza de los consumidores. Y es que, como defiende
Dans, “cuando alguien critique a una organización, hay que reaccionar rápidamente y de
manera transparente, sin judicializar la conversación y exponer claramente las respuestas,
reconociendo los errores si es necesario. De esta manera también se pueden corregir,
demostrando que se tiene en cuenta la opinión del público y se valoran las aportaciones”.
Es mejor prevenir...
El ejemplo de los supermercados Lecrec viene a demostrar que en la mayoría de los
casos lo importante no es poner la venda sobre la herida, sino evitar que se produzca el
daño. Pero, para eso es necesario que las empresas mimen su comunicación y la imagen
que lanzan al público. Sin embargo, Pérez Ortega cree que realmente las compañías no
están cuidando su reputación online. “Siguen pensando en las redes sociales como un
canal para lanzar sus mensajes publicitarios. El problema es que todavía hay un déficit de
departamentos que gestionen eficazmente la imagen de marca en el mundo digital”.
 
De Toro añade que “la reputación online es una parte importante de la reputación global
de un negocio”, sobre todo en un escenario tan globalizado como el actual en el que una
opinión sobre una empresa puede dar la vuelta al mundo en unas pocas horas.
Claves para lograr buena imagen
* Tener claro el objetivo. Es importante saber cuál es la meta cuando una empresa utiliza
Internet y las redes sociales para darse a conocer.
 
* Es esencial ir mejorando continuamente la oferta. Internet permite probar el producto
entre los clientes.
 
* Es fundamental tener claro que las conversaciones online no se pueden controlar. La
empresa sólo puede participar en ellas.
 
* Hay que tener en cuenta que la estrategia corporativa debe guiar la gestión de la
reputación online, siempre y cuando no haya prioridades claras.
 
* Dado que la reputación se construye sobre la base de lo que piensan u opinan los
demás, es importante dedicarla tiempo y esfuerzo. Aunque también es deseable disponer
de un grupo de gente que pueda defender la firma. Un ejemplo es Mercadona.
Una marca rodeada de polémica
Ryanair ha conseguido, por méritos propios, labrarse una mala reputación. Y ya no sólo
entre sus clientes, también en el universo online. Y parece que ésta es una de sus armas
para darse a conocer. Un ejemplo claro es la respuesta que la empresa decidió dar a un
bloguero cuando, en el año 2009 éste publicó un post en el que identificaba un problema
en el sistema de reservas de la compañía. El primero en reaccionar fue uno de los
empleados de la aerolínea ‘low cost’, que insultó al bloguero llamándole idiota y se rió de él
por la falta de maña al hacer la reserva. Sin embargo, la historia no se quedó ahí. La firma
irlandesa también decidió dar su propia réplica pero, en lugar de suavizar la situación,
contraatacó insultando al bloguero y asegurando que su política corporativa no incluía
perder el tiempo en contestar este tipo de provocaciones. Algo que no volvería a suceder.
Reclutar a través de las redes sociales
El entorno 2.0 ha logrado que cada vez sean más las empresas que investigan a sus
posibles candidatos a un puesto a través de este canal. Por eso mismo, es esencial cuidar
la imagen que se da en las redes sociales. No en vano, y según un estudio realizado por
el Grupo Adecco, el 80% de los responsables de selección entrevistados para este informe
reconoce haber consultado la actividad de los aspirantes a un empleo en las redes,
aunque sólo un 14% afirma que lo haya tenido en cuenta para escoger a su empleado.
Según Cristina Morales, directora de consultoría de la empresa, “estas plataformas se
presentan como una herramienta complementaria al reclutador, permitiendo contactar con
candidatos que están o no en búsqueda de empleo, ampliando de esta manera el espacio
de búsqueda del aspirante”.
 
Y es que, según los datos obtenidos en el estudio realizado por la compañía de trabajo
temporal, el 50% de los candidatos reconoce haber buscado empleo a través de las redes
sociales, y de este porcentaje, el 45% asegura haber sido contratado a través de este
medio. En cuanto al uso que las compañías hacen de estas páginas, el informe destaca
que sólo el 20% de las empresas encuestadas reconoce destinar parte de su presupuesto
al reclutamiento a través de este canal, aunque un 49% señala que sí utiliza las redes
como medio gratuito.
 
Fuente: Diario Expansión

...

Publicado el 10.9.2012 por EmprendeRioja

Categorías:

 

Cuatro fórmulas para financiar tu proyecto empresarial
 
Los proyectos empresariales en sus fases iniciales recurren, normalmente, a las llamadas cuatro F’s: founders, es decir, los
recursos con los que cuenta el emprendedor; family, el dinero que pueda aportar la familia; friends, el apoyo del círculo de
amistades; y fools, los recursos proporcionados por terceros. Este último grupo abre un abanico de posibilidades que se debe
conocer bien:
 
‘Business angels’ 
Podrían definirse como personas con gran solvencia económica que colocan su dinero en empresas de nuevo cuño, y su
contribución acostumbra a ser discreta.
 
Normalmente, los nuevos emprendedores tienen mayores posibilidades de acceder al crédito a través de estos inversores
particulares. Además, su vocación de permanencia es temporal, no suele ir más allá de cinco años –siete a lo sumo– y su
presencia en el proyecto suele ser discreta.
 
En España existen la Red Española de Business Angels (Esban), fundación privada integrada en la European Business Angels
Network, formada por más de 46 redes de 21 países y que agrupa a cinco redes asociadas en España; y la Asociación Española
de Redes de Inversores Privados (Aeban), que engloba redes como Madri+d, BCN Business Angels, CEEI-Alcoy, IESE o Impiva,
entre otras.
 
Además, escuelas de negocios como IESE, IE y Esade también están promoviendo el desarrollo de sus propias redes de
inversores entre sus antiguos alumnos, profesores y colaboradores.
 
Capital riesgo 
Es una actividad financiera desarrollada por entidades especializadas, que aportan capital (fondos propios) de forma
temporal (entre tres y cinco años) y generalmente minoritaria, a empresas no financieras ni inmobiliarias y que no coticen en
primeros mercados de valores.
 
Tiene por objeto contribuir al desarrollo y expansión de la compañía (capitalizarla, profesionalizarla y asesorarla) para que
su valor aumente.
Se puede acudir a la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo, que dispone en su web de un buscador de firmas de
este tipo.
 
Según la etapa de desarrollo en la que se encuentre el emprendedor, se puede clasificar el capital riesgo que requiere en:
semilla (seed), el que aporta recursos en una fase anterior al inicio de la producción masiva; arranque (start up), necesario
para el desarrollo inicial y primera comercialización en empresas de reciente creación; otras fases iniciales, que cubren
el desfase de tesorería en firmas de reciente creación que no han alcanzado el punto muerto; expansión, para financiar el
crecimiento de una compañía que ya tiene beneficios; y sustitución, para la adquisición de acciones en poder de otra entidad
de capital riesgo u otros accionistas.
 
Financiación alternativa
Existen diferentes ayudas económicas y subvenciones para la creación de empresas o para su afianzamiento.
 
Es importante diferenciar entre las ayudas a fondo perdido –que no hay que devolver y pasan a la contabilidad de la empresa
como un ingreso–, de los préstamos con condiciones especiales, bonificaciones y reducciones de los costes de la Seguridad
Social. No obstante, los nuevos empresarios suelen quejarse de que muchas veces llegan tarde.
 
Hay subvenciones de los distintos gobiernos autonómicos –como Madrid, Navarra o Asturias, entre otros– y de las entidades
locales; planes de apoyo del Gobierno central, como los préstamos a la internacionalización de las pymes o el Plan Avanza
para firmas de base tecnológica.
 
También hay numerosas ayudas de la Unión Europea, que cofinancia especialmente proyectos sostenibles y transnacionales
en actividades de innovación e investigación, educación y formación, cultura y medios de comunicación, con diferentes
programas como Eurostars, Marco Polo II o Media 2007; además de los fondos estructurales, como los Feder y el Fondo Social
Europeo, o programas para facilitar créditos, como Jeremie y Jasmine.
 
Por otro lado, existen las sociedades de garantía recíproca, que facilitan avales y garantías a las empresas interesadas para
que éstas puedan conseguir financiación de las entidades financieras.
 
Otras entidades que asesoran a los emprendedores para facilitar su acceso a la financiación son las Cámaras de Comercio
o asociaciones como la de jóvenes empresarios (AJE), la de inversores y emprendedores de Internet (AIEI) o la de
emprendedores (ANDE).
 
Además, se ha abierto una nueva línea de financiación: el crowdfundig. Se trata de plataformas especializadas en donaciones
y préstamos de particulares e inversores sin coste inicial. En España ya funcionan Partizipa.com, Verkami.com y Fandyu.com.
 
Entidades financieras 
No hay que olvidar los canales tradicionales de financiación, como las entidades financieras, aunque éstas tienen una
aversión natural al riesgo que, con la crisis financiera, se ha acentuado. Por eso, actualmente no suelen ser una buena opción
para los emprendedores noveles.

...

Publicado el 21.8.2012 por EmprendeRioja

Categorías:

Encuentra

facetas
Tipo de contenido
Categorías

Lista Árbol |