formularioHidden
formularioRDF
Login

Regístrate

O si lo prefieres...

 

Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

¿Qué puedo hacer?

Recursos > crisis

facetas

43 resultados

 

Crear una empresa no tiene fecha en el calendario. Los empresarios más veteranos
cuentan con su experiencia y capacidad de gestión, y los más jóvenes con su
inconformismo y su creatividad.
 
Si como reza un proverbio suizo, la edad no juega ningún papel salvo en los quesos,
¿por qué determinar los años que debe tener un emprendedor para lograr el éxito en
su proyecto? Con 20, 40 o 50 años, cualquiera que tenga una buena idea que sepa
implementar, una adecuada red de contactos y se rodee del equipo oportuno puede
hacer realidad una empresa con futuro. “Veo el mismo brillo en la mirada de cualquier
emprendedor cuando explica su proyecto, sea cual sea su edad”, asegura Albert Martí,
cofundador y CEO de Bananity, una comunidad virtual para encontrar gente a la que le
guste o deteste las mismas cosas.
Sénior versus júnior
 
Martí es un claro ejemplo de que la edad no marca el momento para convertirse en
emprendedor. Con 41 años decidió crear su propia empresa. “Confluyeron dos factores:
la llamada crisis u oportunidad de los 40, en la que me pregunté qué quería hacer con mi
vida; y el empujón que recibí por parte de la empresa para la que trabajaba cuando decidió
vender mi división”, explica.
Reinventarse
El suyo no es el único caso. Ignacio de Benito dejó un puesto de consejero delegado en
una gran compañía en 2001 tras una fusión, y decidió reinventar su vida profesional. Con
59 años ya cuenta con cuatro empresas. Una de ellas es Crisbe Consultores, una firma
dedicada a orientar a otras compañías en su desarrollo del negocio internacional. Su idea
era ayudar a organizaciones extranjeras a implantarse en España, y su experiencia en dos
multinacionales, una española y otra suiza, con actividad global, le sirvieron como base
para crear su propio negocio.
 
Tanto Martí como De Benito coinciden en que la experiencia es un grado, especialmente
cuando ese bagaje profesional se enmarca en el área en la que se quiere emprender. “La
madurez es una ventaja. Crear una start up suele ser algo adrenalínico y por eso le va muy
bien la energía y el descaro de la juventud. Pero también se beneficia, de vez en cuando,
de la pausa que se adquiere con la edad”, defiende el cofundador de Bananity.
 
Además, la sociedad ha evolucionado y ahora apenas hay quien se extraña de que un
profesional con una larga trayectoria en grandes corporaciones se lance a fundar su propia
compañía. Ni al contrario. Para ejemplo Pep Gómez, un joven de 20 años que ha fundado
Fever, una start up que pretende revolucionar la manera en que la gente se conoce y hace
planes en una gran ciudad.
Juventud
La idea surgió durante su periplo estadounidense. Este castellonense no había cumplido
los 17 años cuando le fichó Bernardo Hernández, vicepresidente de márketing de Google,
para trabajar como asesor en San Francisco. Tras dos años en Estados Unidos decidió
volver a España, y en octubre del año pasado logró recaudar más de un millón de dólares
(más de 750.000 euros) en la primera ronda de financiación para su empresa.
 
Una labor que le llevó semanas de networking: “Hay que mandar muchos mails, llamar
a las personas adecuadas, estudiarte sus vidas y trabajar mucho. Fui a eventos y
conferencias para conocer gente, e incluso busqué en Internet. Es complicado, pero si
tienes una idea que cubre una necesidad, los inversores no se fijan en tu edad”, afirma. No
 
ha ido a la universidad, pero su talento y su capacidad innovadora le abrieron las puertas
de Esade, donde logró una beca para un curso diri-gido a pequeños empresarios.
 
Javier Agüera tampoco había cumplido los 20 cuando creó, junto a Rodrigo Silva,
Geeksphone, una empresa de telefonía móvil conocida por ser la primera marca europea
en lanzar un smartphone basado en Android a un precio más económico.
 
Sin embargo, su andadura empresarial comenzó antes. Mientras estudiaba en el instituto
creó dos start up: “TopKami surgió cuando buscaba un regalo para un amigo y quería algo
para personalizar una camiseta. A partir de ahí puse en marcha una tienda online que
funcionaba sobre todo bajo pedido”, recuerda Agüera. Casi en paralelo lanzó su segunda
start up, Darkgate Softworks, un negocio centrado en el diseño de videojuegos que, poco a
poco, y por falta de tiempo fue dejando al ralentí.
 
Agüera no cree que sea especial por incorporarse al mundo empresarial a una edad tan
temprana. Se define como una persona curiosa que siempre está investigando sobre las
cosas que le gustan. Opina que su espíritu emprendedor forma parte de lo que él llama la
Generación C: los creadores conectados. Jóvenes a los que les mueve la curiosidad, la
creatividad y el compromiso de hacer realidad sus proyectos y cambiar el mercado.
Retos
Aunque emprender no entienda de edades, un joven empresario puede encontrar
obstáculos a la hora de buscar financiación o disponer de una buena red de contactos.
Los retos para los sénior pasan por cambiar de mentalidad porque “hay que descartar la
idea de seguir contando con los mismos ingresos que antes” y de modelo de negocio.
Además, emprender a partir de cierta edad implica miedos tan comunes como el riesgo
económico, pues normalmente ya se cuenta con cargas familiares, y el temor a no estar
suficientemente conectado con las últimas tendencias tecnológicas. “La solución es
conseguir una combinación entre el maridaje de emprendedores junior y el bajage de los
sénior”, sentencia Martí.
 
FUENTE:   www.expansion.com

...

Publicado el 27.12.2012 por EmprendeRioja

Categorías:

 

La crisis empuja a la creación de pequeñas empresas.
 
Convertir una oportunidad en un negocio es el reto que se plantean muchas
personas que han sido desalojadas del mundo laboral
 
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/10/08/catalunya/1349698818_798666.html

...

Publicado el 6.11.2012 por EmprendeRioja

Categorías:

 

Tener una idea de negocio es relativamente sencillo, pero sólo los que tienen iniciativa para ponerla en marcha e ingenio para destacar sobre sus competidores la convierten en una empresa de éxito.

Mango y Zara, Pepsico y Coca-Cola, Apple y Microsoft, Ferrari y McLaren, y así un largo etcétera de rivales en el que también participan las grandes corporaciones del Ibex 35, como por ejemplo Vodafone y Telefónica, competidores que luchan por meterse al cliente en el bolsillo. Ser capaz de comerse a la competencia es uno de los desafíos de estas firmas, y a veces puede ser la excusa para embarcarse en la aventura de ser empresario. ¿Quién no necesita un enemigo para hacerse más fuerte en el mercado? Algunos emprendedores valientes explican las pautas que ya han puesto en marcha para ganar la partida a la competencia.

1.Ser diferente. Para Rafael Alcalde, fundador de Jaratech, la novedad ha sido la clave: sacó partido a las posibilidades que le brindaban las redes sociales para crear su compañía, una plataforma que desarrolla y comercializa soluciones de búsquedas de perfiles profesionales: “Hacer algo diferencial, que sea útil y que cubra una necesidad del cliente es una garantía de éxito para cualquier negocio”.

2.Innovar. Si tienes una buena idea no te amilanes ante sectores en crisis. Helen Morcillo se atrevió a principios de este año a montar una editorial, Buhobooks, pero aplicó algo nuevo: el bilingüismo. El gigante egoísta, de Oscar Wilde, ha sido su primer lanzamiento. Se trata de un libro destinado a niños de entre 0 y 12 años que pretende involucrar en el aprendizaje del idioma inglés a toda la familia. Su empresa ha sido una de las premiadas por Rexona, que ha respaldado el proyecto con 6.000 euros.

3.Conquistar al público. Captar la atención del cliente y fidelizarle forma parte de la estrategia para adelantar a tus competidores. Según Rafael Torres, director general de Mercado Actual –especializada en la venta de productos a través de Internet– ser pionero del comercio electrónico en España, como es su caso, no es suficiente. “El cliente es lo primero. Que el pedido llegue en tiempo y forma a su destino es fundamental. Eso nos diferencia del resto. También contar con un canal online en el que el consumidor puede valorar el servicio, un feedback que nos ayuda a mejorar”.

4.Diversificar. Ampliar la gama de productos y cautivar con ello a otro público son otras opciones que Torres ha desarrollado para hacerse fuerte frente a la competencia: “Aprovechamos los mismos procesos para vender instrumentos musicales, repuestos de automóvil y perfumería que se sumaron a los productos informáticos que ya comercializábamos”. Asimismo Morcillo piensa ampliar su negocio a medio plazo y conquistar a los adultos con sus publicaciones bilingües.

5.Solvencia. Más allá del producto y del servicio, si de verdad quieres hacer sombra a la competencia no despistes tu cuenta de ingresos y de gastos. Tener un balance saneado y presumir de ello son dos de los mejores avales para ganarse la confianza del cliente y la envidia de tus contrincantes en el sector.

6.Publicidad. Aprende a vender lo que tienes de la mejor manera. Alcalde recomienda hacerlo de una manera, clara y sencilla: “Es la vía más adecuada para hacer marca en poco tiempo”.

7.Sin miedo. Si tu negocio ha logrado el éxito, en un breve periodo de tiempo le saldrán competidores. El fundador de Jaratech recuerda que “en estos casos, que te copien es inevitable. Hacer frente al nuevo rival pasa por contar con una estrategia de innovación muy sólida para ser el primero”.

Aprovecha el tirón del ‘e-commerce’ 
Comprar a golpe de clic es una costumbre para muchos, pero quienes parecen que no se han dado cuenta del tirón que tiene este sistema son algunas pymes que aún siguen estancadas en sistemas tradicionales. La UOC ha reunido a un grupo de expertos en e-commerce que aseguran que aquellas empresas que no han incorporado Internet a sus estrategias “han dejado de ser competitivas y no serán capaces de competir en un mercado en el cual hay que innovar y ofrecer un canal directo en línea con el consumidor”.

Entre las grandes ventajas que el comercio electrónico ofrece a las compañías señalan que supone un nueva nueva vía para llegar al cliente y establece una relación directa con el mismo. Por este medio puedes saber si el cliente está contento o no con tu producto o servicio y actuar en consecuencia. Otra ventaja es que esta información te permite crear una estrategia de CRM y segmentación de tu público.

La parte más interesante: puedes reducir los costes y los intermediarios. Y si esto no te ha convencido, las cifras pueden hacerlo: en 2011, el comercio electrónico en España facturó 9.201 millones de euros, un 25,70% más que en el año anterior, según el Informe de comercio electrónico del cuarto trimestre de 2011, publicado por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

 

Fuente: Expansión

 

...

Publicado el 4.10.2012 por EmprendeRioja

Categorías:

 

SOS: Mi reputación esta en juego
 
El prestigio es como una pompa de jabón: es difícil crearlo pero muy fácil hacerlo
añicos. Los comentarios y opiniones que circulan por la Red pueden causar mucho
daño a las empresas. De ahí la importancia de cuidar la imagen que se quiere
proyectar de una firma.
 
Si quieres gozar de una buena reputación, preocúpate en ser lo que aparentas ser”.
Sócrates dio en el clavo con esta afirmación tan actual, una aseveración que en Internet
alcanza casi el nivel de axioma. Y es que la Red se ha convertido en una gran mesa
camilla en la que se comparten opiniones, artículos, comentarios, etcétera, que pueden
encumbrar una compañía o dejarla a la altura del talón. De ahí la importancia de cuidar
la marca online. De dedicar tiempo y esfuerzo en construir una imagen que atraiga las
miradas.
 
La crítica es de gatillo fácil, por eso es tan complicado mantener una reputación intacta.
Sin embargo, para una empresa es esencial, en la medida de lo posible, cuidar este
aspecto porque “permite anticiparse a los problemas de una manera proactiva”, asegura
Laura Illia, directora académica del máster en comunicación corporativa de IE University.
La capacidad de reacción de una compañía ante ciertos juicios de valor que de su firma
pueden hacer los internautas es muy importante. Para ejemplo, la empresa de comida
rápida Domino’s Pizza que se vio envuelta en una polémica que dejó su imagen de
marca bastante dañada. Dos empleados de una de estas franquicias situada en Carolina
del Norte (Estados Unidos) decidieron colgar en Youtube un vídeo en el que se les
veía preparando una pizza de una forma nada ortodoxa. La empresa tardó más de dos
semanas en responder, pues no conoció el problema hasta que un cliente le envió un
correo electrónico explicando lo sucedido y la repercusión que había provocado en las
redes sociales y en distintos blogs.
 
Para evitar este tipo de situaciones, “es necesario una actitud de revisión constante. Si en
la pantalla del ordenador de un directivo no hay abierta una herramienta de análisis de web
de manera permanente, la visión que esa empresa tiene de Internet está mal planteada”,
asegura Enrique Dans, profesor de sistemas de información en IE Business School. Las
herramientas más habituales, según Illia, “son las denominadas issues management,
que permiten monitorizar los discursos online de varios usuarios sobre una marca o una
empresa. No obstante, no son las herramientas las que marcan la diferencia, sino el
sujeto que las usa y cómo las aplica. Es fundamental, por ejemplo, que se restrinja la
monitorización a un área que sea estratégica para la compañía. Es esencial, por tanto, que
el plan de comunicación y el de reputación sean claros”.
 
Cierto es que cualquier compañía puede crear contenidos en su página web o crear
vínculos a otros portales, pero es necesario evitar confundir publicidad con reputación.
Andrés Pérez Ortega, especialista en estrategia y branding personal, explica que cualquier
firma que vende un producto o un servicio debe cumplir con tres premisas: ser útil, de
fiar y visible. “Primero tienen que encontrarte, y para ello es necesario la publicidad y
la presencia en Internet; luego deben fiarse de tu compañía, aquí es cuando se hace
indispensable gozar de una buena reputación. En tercer lugar, conviene generar valor y
demostrar lo que haces y cómo lo haces”.
Pérdida de oportunidad
Descuidar la imagen de marca no sólo puede ser un problema, también una pérdida de
 
oportunidad. Sobre todo cuando se trata de un empresario novel que acaba de abrir su
compañía. “Cuando se descuida la reputación online, sobre todo en las primeras fases de
una empresa, se corre el riesgo de que el público no tenga en cuenta esa firma”, explica
Pérez Ortega. “Hoy no se concibe un negocio sin presencia en la Red y una buena imagen
online. Con la competencia actual, si no se cuida este aspecto simplemente no estás”,
asegura Juan Manuel de Toro, profesor de márketing de IESE.
 
La falta de conciencia con respecto a la opinión que los demás tienen de una
compañía “acarrea una mala estimación de riesgos de todo tipo, que incluyen desde la
imagen de ventas hasta la falta de sensibilidad hacia lo que la empresa es y representa.
Los directivos que no cuidan la reputación online suelen caracterizarse por visiones
endogámicas y minimización de la crítica a todos los niveles”, afirma Dans.
 
Esta falta de atención ante la opinión que los demás tienen de una compañía puede dañar
su imagen, y, como pasa en el mundo offline, cuando una reputación es deteriorada es
difícil recuperarla a corto plazo. Algunos expertos como Andrés Pérez Ortega y Juan
Manuel de Toro aconsejan actuar con mesura, dejar pasar un tiempo tras un incidente
que haya echado por tierra la imagen de una compañía y después demostrar que esa
firma sabe trabajar en su campo. Sin embargo, Enrique Dans y Laura Illia consideran que
la mejor manera de salvar la reputación de una empresa es proceder con rapidez. Éste
fue el caso del CEO de la cadena de supermercados francesa Leclerc, que en 2008 sacó
partido de su afán de comunicación para salvar a la organización de una crisis provocada
por la existencia de una bacteria en las hamburguesas que comercializaba. El directivo,
que tenía su propio blog, aprovechó esta bitácora para contar a sus lectores lo que
había sucedido en su compañía y las medidas que se estaban poniendo en marcha para
solucionar la situación. El CEO consiguió mitigar el problema y salvar la reputación de la
cadena de supermercados y la confianza de los consumidores. Y es que, como defiende
Dans, “cuando alguien critique a una organización, hay que reaccionar rápidamente y de
manera transparente, sin judicializar la conversación y exponer claramente las respuestas,
reconociendo los errores si es necesario. De esta manera también se pueden corregir,
demostrando que se tiene en cuenta la opinión del público y se valoran las aportaciones”.
Es mejor prevenir...
El ejemplo de los supermercados Lecrec viene a demostrar que en la mayoría de los
casos lo importante no es poner la venda sobre la herida, sino evitar que se produzca el
daño. Pero, para eso es necesario que las empresas mimen su comunicación y la imagen
que lanzan al público. Sin embargo, Pérez Ortega cree que realmente las compañías no
están cuidando su reputación online. “Siguen pensando en las redes sociales como un
canal para lanzar sus mensajes publicitarios. El problema es que todavía hay un déficit de
departamentos que gestionen eficazmente la imagen de marca en el mundo digital”.
 
De Toro añade que “la reputación online es una parte importante de la reputación global
de un negocio”, sobre todo en un escenario tan globalizado como el actual en el que una
opinión sobre una empresa puede dar la vuelta al mundo en unas pocas horas.
Claves para lograr buena imagen
* Tener claro el objetivo. Es importante saber cuál es la meta cuando una empresa utiliza
Internet y las redes sociales para darse a conocer.
 
* Es esencial ir mejorando continuamente la oferta. Internet permite probar el producto
entre los clientes.
 
* Es fundamental tener claro que las conversaciones online no se pueden controlar. La
empresa sólo puede participar en ellas.
 
* Hay que tener en cuenta que la estrategia corporativa debe guiar la gestión de la
reputación online, siempre y cuando no haya prioridades claras.
 
* Dado que la reputación se construye sobre la base de lo que piensan u opinan los
demás, es importante dedicarla tiempo y esfuerzo. Aunque también es deseable disponer
de un grupo de gente que pueda defender la firma. Un ejemplo es Mercadona.
Una marca rodeada de polémica
Ryanair ha conseguido, por méritos propios, labrarse una mala reputación. Y ya no sólo
entre sus clientes, también en el universo online. Y parece que ésta es una de sus armas
para darse a conocer. Un ejemplo claro es la respuesta que la empresa decidió dar a un
bloguero cuando, en el año 2009 éste publicó un post en el que identificaba un problema
en el sistema de reservas de la compañía. El primero en reaccionar fue uno de los
empleados de la aerolínea ‘low cost’, que insultó al bloguero llamándole idiota y se rió de él
por la falta de maña al hacer la reserva. Sin embargo, la historia no se quedó ahí. La firma
irlandesa también decidió dar su propia réplica pero, en lugar de suavizar la situación,
contraatacó insultando al bloguero y asegurando que su política corporativa no incluía
perder el tiempo en contestar este tipo de provocaciones. Algo que no volvería a suceder.
Reclutar a través de las redes sociales
El entorno 2.0 ha logrado que cada vez sean más las empresas que investigan a sus
posibles candidatos a un puesto a través de este canal. Por eso mismo, es esencial cuidar
la imagen que se da en las redes sociales. No en vano, y según un estudio realizado por
el Grupo Adecco, el 80% de los responsables de selección entrevistados para este informe
reconoce haber consultado la actividad de los aspirantes a un empleo en las redes,
aunque sólo un 14% afirma que lo haya tenido en cuenta para escoger a su empleado.
Según Cristina Morales, directora de consultoría de la empresa, “estas plataformas se
presentan como una herramienta complementaria al reclutador, permitiendo contactar con
candidatos que están o no en búsqueda de empleo, ampliando de esta manera el espacio
de búsqueda del aspirante”.
 
Y es que, según los datos obtenidos en el estudio realizado por la compañía de trabajo
temporal, el 50% de los candidatos reconoce haber buscado empleo a través de las redes
sociales, y de este porcentaje, el 45% asegura haber sido contratado a través de este
medio. En cuanto al uso que las compañías hacen de estas páginas, el informe destaca
que sólo el 20% de las empresas encuestadas reconoce destinar parte de su presupuesto
al reclutamiento a través de este canal, aunque un 49% señala que sí utiliza las redes
como medio gratuito.
 
Fuente: Diario Expansión

...

Publicado el 10.9.2012 por EmprendeRioja

Categorías:

 

Cuatro fórmulas para financiar tu proyecto empresarial
 
Los proyectos empresariales en sus fases iniciales recurren, normalmente, a las llamadas cuatro F’s: founders, es decir, los
recursos con los que cuenta el emprendedor; family, el dinero que pueda aportar la familia; friends, el apoyo del círculo de
amistades; y fools, los recursos proporcionados por terceros. Este último grupo abre un abanico de posibilidades que se debe
conocer bien:
 
‘Business angels’ 
Podrían definirse como personas con gran solvencia económica que colocan su dinero en empresas de nuevo cuño, y su
contribución acostumbra a ser discreta.
 
Normalmente, los nuevos emprendedores tienen mayores posibilidades de acceder al crédito a través de estos inversores
particulares. Además, su vocación de permanencia es temporal, no suele ir más allá de cinco años –siete a lo sumo– y su
presencia en el proyecto suele ser discreta.
 
En España existen la Red Española de Business Angels (Esban), fundación privada integrada en la European Business Angels
Network, formada por más de 46 redes de 21 países y que agrupa a cinco redes asociadas en España; y la Asociación Española
de Redes de Inversores Privados (Aeban), que engloba redes como Madri+d, BCN Business Angels, CEEI-Alcoy, IESE o Impiva,
entre otras.
 
Además, escuelas de negocios como IESE, IE y Esade también están promoviendo el desarrollo de sus propias redes de
inversores entre sus antiguos alumnos, profesores y colaboradores.
 
Capital riesgo 
Es una actividad financiera desarrollada por entidades especializadas, que aportan capital (fondos propios) de forma
temporal (entre tres y cinco años) y generalmente minoritaria, a empresas no financieras ni inmobiliarias y que no coticen en
primeros mercados de valores.
 
Tiene por objeto contribuir al desarrollo y expansión de la compañía (capitalizarla, profesionalizarla y asesorarla) para que
su valor aumente.
Se puede acudir a la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo, que dispone en su web de un buscador de firmas de
este tipo.
 
Según la etapa de desarrollo en la que se encuentre el emprendedor, se puede clasificar el capital riesgo que requiere en:
semilla (seed), el que aporta recursos en una fase anterior al inicio de la producción masiva; arranque (start up), necesario
para el desarrollo inicial y primera comercialización en empresas de reciente creación; otras fases iniciales, que cubren
el desfase de tesorería en firmas de reciente creación que no han alcanzado el punto muerto; expansión, para financiar el
crecimiento de una compañía que ya tiene beneficios; y sustitución, para la adquisición de acciones en poder de otra entidad
de capital riesgo u otros accionistas.
 
Financiación alternativa
Existen diferentes ayudas económicas y subvenciones para la creación de empresas o para su afianzamiento.
 
Es importante diferenciar entre las ayudas a fondo perdido –que no hay que devolver y pasan a la contabilidad de la empresa
como un ingreso–, de los préstamos con condiciones especiales, bonificaciones y reducciones de los costes de la Seguridad
Social. No obstante, los nuevos empresarios suelen quejarse de que muchas veces llegan tarde.
 
Hay subvenciones de los distintos gobiernos autonómicos –como Madrid, Navarra o Asturias, entre otros– y de las entidades
locales; planes de apoyo del Gobierno central, como los préstamos a la internacionalización de las pymes o el Plan Avanza
para firmas de base tecnológica.
 
También hay numerosas ayudas de la Unión Europea, que cofinancia especialmente proyectos sostenibles y transnacionales
en actividades de innovación e investigación, educación y formación, cultura y medios de comunicación, con diferentes
programas como Eurostars, Marco Polo II o Media 2007; además de los fondos estructurales, como los Feder y el Fondo Social
Europeo, o programas para facilitar créditos, como Jeremie y Jasmine.
 
Por otro lado, existen las sociedades de garantía recíproca, que facilitan avales y garantías a las empresas interesadas para
que éstas puedan conseguir financiación de las entidades financieras.
 
Otras entidades que asesoran a los emprendedores para facilitar su acceso a la financiación son las Cámaras de Comercio
o asociaciones como la de jóvenes empresarios (AJE), la de inversores y emprendedores de Internet (AIEI) o la de
emprendedores (ANDE).
 
Además, se ha abierto una nueva línea de financiación: el crowdfundig. Se trata de plataformas especializadas en donaciones
y préstamos de particulares e inversores sin coste inicial. En España ya funcionan Partizipa.com, Verkami.com y Fandyu.com.
 
Entidades financieras 
No hay que olvidar los canales tradicionales de financiación, como las entidades financieras, aunque éstas tienen una
aversión natural al riesgo que, con la crisis financiera, se ha acentuado. Por eso, actualmente no suelen ser una buena opción
para los emprendedores noveles.

...

Publicado el 21.8.2012 por EmprendeRioja

Categorías:

Recortes, subida del IVA y crisis, ¿quién es el valiente que se atreve, con la que está cayendo, a montar su propio negocio…

...

Publicado el 16.8.2012 por EmprendeRioja

Categorías:

Campus Promete, un encuentro residencial y juvenil para el desarrollo del talento creativo

Posiblemente sea la creatividad, la capacidad de innovación, uno de los factores imprescindibles para la superación de momentos de crisis. En este sentido, cualquier experiencia que fomente este valor debe ser bienvenida. La Fundación Promete es una organización dirigida a promover un mayor y mejor desarrollo del talento mediante el diseño de proyectos de innovación educativa y social.

...

El ingenio tiene premio

El emprendedor no nace, se hace. Y para hacer emprendedores, las propuestas se han multiplicado durante los últimos años. Ya no solo se promueve la iniciativa empresarial para sortear un mercado laboral casi hermético, sino que algunas empresas —por ahora excepciones— motivan a sus trabajadores para que impulsen proyectos internos con los que ser más competitivas. Las fórmulas para escapar de los largos tentáculos de la crisis se diversifican con el objetivo de estimular la aparición de ideas innovadoras y formas de negocio originales.

...

Supervivientes. Terapias para relanzar una PYME en crisis: cuatro ejemplos de emprendedores que escaparon de las pérdidas de forma brillante.

¡Sí, hay PYMES que han conseguido salir de una crisis! Te mostramos las estrategias más utilizadas para superar ese trance y el ejemplo de algunas empresas que viven para contarlo.

...

Publicado el 7.6.2012 por EmprendeRioja

Categorías:

 

La crisis llegó, y dio al traste con buena parte de lo que hasta entonces funcionaba: miles de
negocios han cerrado, la economía se ha estancado, el consumo ha bajado y la tasa de desempleo
no ha parado de subir. Con este panorama hay que volver a empezar de cero, no vale aplicar lo que
servía hasta ahora. O como dijo Albert Einstein: “Los problemas no se pueden resolver con el mismo
tipo de pensamiento que los creó”.
Éste es el planteamiento de Hazlo distinto y triunfa (Editorial Gestión 2000).William C. Taylor, su
autor y fundador de la revista Fast Company, pretende ser una guía para los líderes de cualquier
ámbito que aspiren a resolver los problemas de su organización, lanzar nuevas iniciativas y
replantearse la lógica del propio liderazgo. Se trata, por tanto, de un manifiesto a favor del cambio.
 
Los obstáculos a menudo sirven como trampolín para hacer algo nuevo y conseguir el éxito. Por
eso, aplicar los mismos métodos que se utilizó en el pasado no parece ser la alternativa adecuada.
 
Como explica Taylor: “Estoy convencido de que cada vez más ejecutivos están empezando a
reconocer en su fuero interno que la prudencia y el conservadurismo (hacer más de lo mismo, pero
con menos confianza y convicción) son una fórmula segura para el desastre, no una fuente de
estabilidad o un refugio frente a la tormenta económica”.
 
No obstante, antes de ponerse manos a la obra hay que tener en cuenta que las personas son
reacias a los cambios, tienen miedo de lo que desconocen; y por esto, aun sabiendo que los tiempos
que corren demandan nuevos conceptos de negocios y de formas de gestionarlos, las compañías
se paralizan. Superar ese miedo inicial también es una parte clave del desafío que ahora se
presenta. “Cuando sólo se tiene una hoja de cálculo llena de previsiones en rojo, es fácil quedarse
paralizado por el miedo. Pero si se tiene temple de líder, los momentos complicados pueden ser una
magnífica oportunidad para desmarcarse y conseguir ventajas para los años venideros”.
 
Con este punto de partida, el libro recoge el decálogo de la innovación radical, es decir, las diez
preguntas que todo innovador debe responder.
¿Ve oportunidades que la competencia no ve?
Las empresas más exitosas no sólo superan a sus rivales, sino que redefinen los términos de la
competencia adoptando ideas únicas en un mundo en el que todos piensan como los demás. Se
trata de redefinir las organizaciones.
¿Tiene ideas nuevas sobre dónde buscar nuevas ideas?
Las ideas y prácticas que son rutinarias en un sector pueden ser revolucionarias en otro. ¿Qué
mejor forma de avivar su imaginación que buscando inspiración fuera de su área?, cuestiona Taylor.
¿Eres el mejor en algo?
Especialización, no se puede ser bueno en todo. Hay que ser el más asequible, el más accesible, el
más original o el más transparente. Hacer las cosas de la misma forma que todos los de su sector
no conducirá al éxito.
Si su empresa cierra mañana, ¿quién la echaría de menos y por qué?
Porque sus productos y servicios eran diferentes, por su cultura única o por su misión atractiva.
Según el libro, pocas compañías responden a este criterio. Y eso, recuerda el autor, que esta
pregunta es simple y profunda. “Vale la pena tomárselo en serio”.
¿Ha averiguado de qué forma la historia de su empresa puede ayudar a configurar su futuro?
El desafío de cambio no consiste en rechazar lo antiguo. Se trata de redefinir, reinventar el pasado.
Mirar lo que se ha hecho hasta ahora con otros ojos y plantear un plan de juego diferente para el
futuro.
¿Tiene clientes que no pueden vivir sin usted?
Si pueden vivir sin sus productos y servicios, seguramente lo harán. Hágase imprescindible. Las
organizaciones deben llegar a ser irremplazables para sus clientes y, para ello, no basta con
satisfacer racionalmente a los consumidores. También hay que conquistarlos emocionalmente.
¿Muestran más interés sus empleados que la competencia?
Compromiso: empleados que comparten y expresan los valores de la compañía. “Mantener
el rendimiento implica tanto cultivar un espíritu de energía, entusiasmo y compromiso como
desencadenar una serie de ideas rompedoras”.
¿Está obteniendo las mejores contribuciones de mucha gente
Los mejores genios empresariales, explica Taylor, no pretenden saberlo todo. Saben que su trabajo
consiste en obtener las mejores ideas de los mejores, quienes quieran que sean y cuando sean.
¿Es consistente su compromiso con el cambio?
Saltar de un modelo de negocio a otro una y otra vez no significa apostar por el cambio y la
innovación. Toda decisión de querer cambiar la situación debe ser firme, arraigada y comprometida
con unos valores y unos criterios.
¿Está aprendiendo tan de prisa como el mundo está cambiando?
No deje pasar la oportunidad de aprovechar y aprender de la crisis. Es un foco de oportunidades y
no deje de compartir lo que ha aprendido. “La mejor forma de demostrar su estatus de líder fuerte es
 
enseñar a los demás lo que sabe, tanto a los clientes y a los proveedores como a los competidores
directos”.
 
Fuente: Expansión

...

Publicado el 29.5.2012 por EmprendeRioja

Categorías: